jueves, 13 de abril de 2017

#LasNoAventurasDeStefy: no tengo mala suerte... la mala suerte me tiene a mí!

Hola!! Cómo andan? Yo acabo de recibir inspiración divina para darle luz verde a esta mmm... ¿Nueva sección? un poco off-topic para desahogar un poco mis frustraciones del día a día cuando vengo con mala suerte. Porque a veces siento que estoy en la película Golpe de suerte (si si, la de Lindsay Lohan) en la parte en la que tanta mala suerte junta llega a ser graciosa... en una película, cuando le pasa a otro, claro está.

Todo comenzó éste bello lunes al salir de casa. Salí sorprendentemente temprano para ir a clases (sorprendente por que soy mala calculando en tiempo y siempre termino llegando tarde) a las 7 de la mañana, se me pasó un colectivo que estaba lleno como lata de sardinas pero no me hice problema por que seguía siendo temprano. El siguiente colectivo no solo no tardó en llegar sino que venía casi vacío y pude viajar sentada...
Pero....
Acá fue como un lindo comenzó se torna en un día agotador y frustrante... El colectivo iba a 2km por hora... El recorrido que usualmente hago en 30 minutos lo hice en 45.
Para cuando llegué a la estación a tomar el tren, acababa de irse el que tenía que tomar para llegar con un margen de tiempo de viajar tranquila, el siguiente no tenía que tardar.... Pero estaba atrasado. Y se me estaba haciendo tarde.
Para cuando llegó, estaba llenísimo, pero en plan de ver a la gente y pensar que no cabía un alfiler. No sé cómo hice para subir, la verdad, solo sé que quedé pegada a la puerta.
De la forma más incómoda del mundo viaje esas tres estaciones para darme cuenta al bajar que no tenía saldo en la sube. Tenía en la billetera $250, de los cuales casi cargo $100 a la sube pero le terminé cagando $50, para salir del apuro y me quedara plata para comprar apuntes y tener plata por las dudas de necesitar otra cosa.
Desde la estación del tren caminé hasta la del subte, bajé y, al subir al subte, ocurrió la stefytragedia: se me rompió la bota. Y no en plan "se rompió un poquito y no se nota" sino en plan "se hizo mierda y parece irradiar luz propia para hacerse aún más evidente, además de que hace un escándalo terrible al caminar" 
Vi la hora y evidentemente llegaba TARDE a clases, pero en plan "son las 8:30, la clase empieza a las 9 y me queda como una hora de viaje, y tengo un zapato roto"
Pobre pastorcito... 
(para lo que no entiendan la referencia del pastorcito: aquí)
Por otro lado, desde que arrancó la cursada que la profesora cada clase olvidaba llevar la lista para tomar asistencia y comentaba eso dos segundos antes de terminar la clase. Adivinen: ¿Quién decidió justo ese día llegar la lista y tomar asistencia? ¿Quién? Adivinen
Si, decidí que no podía llegar así a la clase (por que encima tenía un montón de cosas que hacer ese día e iba a ser largo) y decidí bajar en Once a comprar algo para mis pies... Por $200.
No conseguí pegamento para zapatos (al menos no por menor), pero si un par de "zapatillas" que parecían pantuflas, bastante cómodas de hecho, pero de tela.
Justo el lunes llovió todo el puto día.


Lo único bueno que pasó durante el día fue que tuve tiempo para ir al banco a que me desbloquean la tarjeta de débito que venía bloqueada desde noviembre por haberme olvidado la clave del cajero. Y milagrosamente fue rapidísimo, gracias a ello no tuve que sobrevivir el día con solo $5 en la billetera.
Al medio día me tenía que junta con Meli en la facultad porque teníamos que hacer un tp y, como era de esperarse, al estar por llegar a la facultad me la terminé cruzando a la profesora que daba la clase a la que terminé faltando ese día. Casi que me tiro cuerpo a tierra y me escondía, porque soy tarada y en ese momento pensé "me va a ver, se va a acordar que falté y me va a tomar de punto", si, estupideces que una piensa cuando pasó toda la noche en vela y anda paranoica (ademas de con mala suerte). Por suerte no me vio.
Como que la mala racha después ya se había suavizado bastante, y con Meli solo nos empapamos con la lluvia porque llovía cuan diluvio universal, andando nosotras sin paraguas y nos demoramos en encontrar la parada del colectivo que nos llevaba a donde teníamos que ir... 
Hicimos lo que teníamos que del tp, merendamos y cada una volvió a su casa.
Yendo a tomar el colectivo se me largó la lluvia (esta vez ya estando sola) y quedé empapada otra vez, bajó la temperatura y me canté de frío todo el viaje hasta llegar a casa, donde ya me tomé un té calentito, me bañé, cené y me acosté a dormir, Me desmayé cuan damisela en apuros, pero de sueño. Dormí todo lo que no había dormido la noche anterior XD

Y este es el más reciente capítulo de Las no aventuras de Stefy. Cuéntenme si es que les gusta que traiga esta sección un poco fuera del tema de libros y más personal de vez en cuando, o si prefieren que les cuente en versión resumida en la intro de las entradas que hago normalmente. Obviamente, me gustaría tener en cuenta su opinión.


1 comentario :

  1. ¡Hola Stefy! No se cómo se puede tener tanta mala suerte junta, que bajon. Eso es un literal "día de mierda"...
    Tuve un día así, muuuy malo y me salió todo muy mal al punto de largarme a llorar en el colectivo.
    Me gusta que sea una sección diferente, aunque me compadezco de vos jaja
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de comentarios...
Ayuda a que este crezca!!
Deja tu huellita...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...